Nueva York – 6am

Durante mucho tiempo tuve sueños con viajes. Eran como pesadillas recurrentes donde la historia era que yo viajaba a una ciudad y tenía que volver inmediatamente, sin llegar a poner ni un pie por fuera del aeropuerto. Los recientes viajes de trabajo se han sentido un poco así. Dos días entre aeropuertos, aviones, escalas, aviones, aeropuertos y dos días trabajando en una ciudad que normalmente, con tiempo suficiente y con la compañía correcta sería el escenario para un viaje buenísimo. Lo que sigue en esta entrada es una forma de hacer que dos dias de trabajo no se queden en solo trabajo. Hacer recuerdos por fuera de una oficina a punta de fotos, no importa que sean tomadas a las seis de la mañana.

1
0
  


Comentarios?