Volver al blog

Cambié de teléfono hace poco y lo primero que descubrí fue que en el nuevo todo abre rapidísimo. Bajé una cantidad de aplicaciones y luego me puse a organizar los íconos de las cosas que uso con frecuencia para poder tenerlas a la mano cada vez que haya un par de minutos libres. Leí twitter, vi fotos, jugué algún jueguito casual tantas veces como fueron necesarias para aburrirme.

Entonces pensé en gastar ese tiempo leyendo. Leer siempre es bueno para la mente y es bueno para el alma. Pero no sabía qué ni como. Entonces me acordé de todos esos blogs que habían quedado enterrados en mi cuenta de Google Reader. Yo dejé ese hábito de leer blogs con juicio por dos motivos: el primero Twitter y el segundo, la terrible experiencia de usar Google Reader. No sólo limitado en muchos sentidos, sino cada vez más raro, cada vez más lento.

Pensé que sería buenísimo que alguna de las 100 aplicaciones en mi nuevo teléfono me dejara leer los blogs que ya me gustaban y algunos descubiertos en un pasado más reciente y que había estado siguiendo principalmente por Twitter. Entonces encontré Reeder, que es como la cara amable de Google Reader. Se alimenta de él, de su estructura y de sus suscripciones, pero se ve bien y funciona mejor. Es rápido, limpio, organizado y tiene una cantidad tremenda de opciones para hacer cosas con los artículos que uno ha leído (compartir, mandar a otros programas, etc). Tiene otra ventaja grande y es que existe una versión para Mac, así que lo que no leo en el teléfono lo leo a la hora del almuerzo o tarde en la cama.

Llevo una semana leyendo, organizando, borrando blogs que dejaron de existir o que dejaron de interesarme. Una semana redescubriendo dibujitos y fotos de todos esos blogs de diseño que ya rara vez veía. Volví a leer con juicio a Javier, a Sergio, a Vega y a otra gente un poco más lejana. Me encontré con que mi propio blog seguía ahí, más muerto que dormido. Y por eso hoy me senté a escribir otra vez. No porque tuviera algo tan importante que decir, sino porque la sola nostalgia me obligó a volver. Necesito tener, al menos preventivamente, un espacio así para cuando haga falta escribir algo que exceda los 140 caracteres.

1
0
  


6 comentarios (agregue el suyo)

  1. Una opción al Reeder http://caffeinatedapp.com/

    Y qué bueno que estés de vuelta :)

  2. irónicamente ha sido google reader el que me ha notificado que el blog ha vuelto a su escencia!

  3. @carlos: bueno verlo de nuevo por acá. ¿en qué anda?

    @andrés: es que el feed sigue siendo el mismo. gracias por no haberme borrado!

  4. Juan, ¿para cuándo la notificación de ‘comentarios adicionales’ al correo? una semana después, me enteré que respondiste.

    ¿En qué ando? Medellín, un trabajo de medio tiempo, uno de un cuarto y así.

    ¿Qué es de vos?

  5. Carlos! Gracias por la buena idea. Acabo de instalar un plugin para eso. Esperemos que funcione. Y gracias por volver, en todo caso.

    Yo trabajando a tiempo completo, en Bogotá. Avise cuando venga por acá a ver si hablamos.

    JDV

  6. Hope it works – porque estar actualizando, recordando, que hay temas pendientes por acá, y esta memoria cada vez más desgastada, es difícil.

    Esperáme, también, pronto en la capital, que tengo un par de pendientes para estos días en la capital. Te aviso.

    Oís, Juan, te escribo al mail para un tema modernois-related, ¿Vale?

    C.

Comentarios?